¿Cómo nació el proyecto?

El inicio de este trabajo fue un pedido que hicieron, a comienzos de 1998, los organizadores del festejo por los 90 aniversarios de la inmigración okinawense en la Argentina que se celebró en 1998 en la sede del Centro Okinawense en la Argentina (COA).

Los organizadores pedían, a través de una nota que había salido en la sección castellano del diario “La Plata Hochi”, que acercaran fotos familiares que tuviesen que ver con la historia de los okinawenses emigrados a la Argentina.

Me acordé de que en el álbum de mis padres había fotos que podrían ser interesantes y al revisarlo empecé a separar las que podrían estar de acuerdo al tema.

Llegué a separar más de 100 fotos, unifiqué los tamaños a través de fotocopias, los llevé y se los mostré a la persona que estaba a cargo de esa sección. Me comentó que en realidad querían tener una o dos fotos de distintas familias conformando un mosaico. Me llevé de vuelta la carpeta de fotos pensando separar una o dos para cuando lo solicitaran, pero no se reiteró el llamado.

Hablando con la antropóloga Lic. Isabel Laumonier, que se especializa en este tema, me sugirió que en lugar de poner las fotos en orden cronológico, los agrupara en núcleos de interés para armar una muestra fotográfica.

Al poco tiempo me avisó de que se iba a hacer la Sexta Exposición del Intercambio Comercial, Tecnológico y Cultural. “100 Años de Armonía y Cooperación” ARGENTINA-JAPÓN ´98 en las instalaciones del Predio Ferial de Palermo, Pabellón Frers de La Rural que se realizó del 26 a 30 de Agosto de 1998.

Al tener la fecha y el lugar para exponer me puse a agrupar las fotos y prepararlos para la muestra que justamente en agosto de ese año coincidía con por los 90 años de la inmigración okinawense en la Argentina que se festejaron en la sede del Centro Okinawense en la Argentina (COA).

La muestra de fotos tuvo el título de: “Kiyotomi Uehara, testigo de la inmigración okinawense en la Argentina. Una historia de vida contada a través de fotos de un álbum familiar” “Homenaje a los 100 años de amistad argentino-japonés” y a los “90 aniversario de la Inmigración Okinawense en la Argentina”.
Una vez terminada la exposición guardé las fotos, pensando reflotarlos en el 2008 que se cumpliría el centenario.

Cuando me enteré que se hacían los festejos para celebrar los 95 años de la inmigración okinawense en la Argentina en agosto del 2003, me acerqué a la sede del Centro Okinawense en la Argentina (COA) ofreciendo la muestra de fotos para cuando se realizaran los actos conmemorativos.
Los directivos de la misma lo aceptaron, de manera que me puse a revisar las fotos expuestas y me di cuenta de que muchas no tenía la explicación en idioma japonés.

Esta vez la muestra tomó el título de: “La Historia de la Inmigración Okinawense en la Argentina contada a través de fotos de un álbum familiar” “Homenaje a los 95 aniversario de la Inmigración Okinawense en la Argentina”.

Ahora la muestra tenía que tener los textos en japonés al mismo nivel de las de castellano. La traductora, a quien agradezco profundamente, que tradujo del castellano al japonés no quiso que su nombre figurara y respeté su decisión. Agradezco a Akemi Suzuyama, voluntaria de Japan International Corporation Agency (JICA), quien tipeó el texto en japonés. Todo fue controlado por mi padre, Kiyotomi Uehara, por pedido expreso de la persona que hizo la traducción.

Agradezco a la Lic. Isabel Laumonier por orientarme en la manera de presentar las fotos para la muestra y a la Lic. Irene Luparia por ayudarme a seleccionarlas.

Fue traducida también al inglés, por las profesoras Charmian Brainwood, Marisa Serebrenik y Sara Gullco, a quienes agradezco.

Las fotos están agrupadas en 10 núcleos de interés que tuvieron que ver con los distintos momentos de la vida de Kiyotomi Uehara, que coincidieron con los de los inmigrantes okinawenses en la Argentina.

En las conclusiones incluí datos concernientes a los hermanos de Kiyotomi Uehara, que de 9, 8 emigraron a América, el mayor de todos a Brasil y los restantes a la Argentina, quedando únicamente la hermana mayor en la isla de Okinawa.

Además incluyo el árbol genealógico de la familia Uehara, que tuvimos la suerte de que Kiyotomi Uehara trajera la primer parte, es decir desde la primer generación registrada en la Municipalidad de Nakijin, Okinawa, Japón, hasta la generación que migró a la América del Sur, y luego se completó con los que nacieron en Argentina hasta nuestros días.

Elena Uehara

SUBIR